DivertySubDivertySub

Salidas y Viajes > Mar Rojo 2020 > Lugares de Inmersión

Ras Mohammed

Ras Ghazlani

Ras Ghazlani es uno de los mejores lugares de Sharm en lo que a corales se refiere. Fue cerrado a las actividades subacuáticas durante muchos años y es con mucho uno de los lugares de coral más saludable y prolífico en el norte del Mar Rojo. Es un lugar de buceo a la deriva, normalmente de norte a sur, los corales duros y blandos son tan buenos como los de cualquier lugar del sur del Mar Rojo. No hay que olvidar echar un vistazo al azul, ya que es lugar de paso de mantas y delfines con relativa asiduidad.

 

Ras Za`atar

Ras Za`atar se forma donde la pared que se extiende desde Ras Mohammed llega a Marsa Bareika. Aunque las áreas próximas son frecuentemente visitadas por un gran número de buceadores, Ras Za`atar sigue conservando una atmósfera de virginal belleza. A treinta metros hay un enorme saliente lleno de gorgonias y corales negros. El escenario se llena de color conforme se alcanza la esquina. En este punto, merece la pena ascender hasta la parte menos profunda de la pared. Entre los quince metros y la superficie se encuentra una gran abertura en forma de chimenea que no se deben perder. Este es el hogar de un mero malabar al que parece gustar pasar las horas muertas bajo los cuidados de los peces limpiadores. A la salida, encontramos un banco de salivón amarillo que se arremolina bajo la atenta mirada del hambriento pez escorpión. Este punto de buceo es una representación perfecta del colorido en el Mar Rojo: corales malva y anaranjadas nubes de antias con el fondo azul profundo del mar abierto. Barracudas y carángidos buscan aquí su alimento entre las fusileas.

 

Jackfish Alley

Jackfish Alley es la inmersión típica para realizar en la tarde después de pasar la mañana en Ras Mohammed. Es un sitio con un perfil bajo y protegido de las corrientes. En el acantilado hay una marca blanca que señala el punto de comienzo de la inmersión. La mejor parte es la cueva donde residen los salivones amarillos. La entrada está a cinco metros y la salida a la izquierda a ocho metros. En el interior merece la pena detenerse a admirar los juegos que realiza la luz proveniente de los agujeros en el techo. Al salir de esta primera cueva la pared da paso a una bahía de arena con formaciones de coral, ideal para el encuentro de nudibránquios, peces cocodrilo, rayas de puntos azules, peces escorpión y toda la amplia variedad de peces de arrecife. En los meses de verano hay que tener cuidado con los ballestas titán que se convierten en agresivos guardianes de sus huevos. En invierno es posible encontrar alguna manta cruzando el azul.

 

Eel Garden

Situado entre Shark Observatory y Jack Fish Alley, justo enfrente de una pequeña playa, encontramos Eel Garden. Es básicamente una pendiente arenosa, que comienza sobre los doce metros y llega hasta los treinta y cinco metros de profundidad. Esta zona es el hogar perfecto para una colonia enorme de anguilas de jardín, endémicas del Mar Rojo. Las anguilas emergen de la arena cerca de dos tercios de su longitud, dejándose mecer por la corriente, en busca de plancton.

 

Shark Observatory

A pesar de su nombre, Shark Observatory, no se destaca precisamente por ser un lugar donde se encuentren tiburones. Aún así, es un punto de buceo extraordinario. Por la mañana, con la luz del sol en la pared de Shark Observatory los vivos colores de los corales aparecen exuberantes y con sus colores muy brillantes. Hay  buceadores que prefieren realizar las inmersiones en la tarde cuando el arrecife está oscuro y parece más misterioso. En la parte menos profunda hay numerosas cuevas, barrancos y cañones.

 

Anemone City

Es “la ciudad de las anémonas”. La mayoría pertenecen al género Radianthus y cubren casi toda la zona, siempre protegidas por los peces payaso. Es de las inmersiones preferidas por los buceadores dentro del Parque de Ras Mohammed. El perfil inclinado de la pared se interrumpe ocasionalmente por una serie de plataformas o salientes de arena interrumpidos por pequeñas formaciones coralinas, ricas en vida marina. Aparte de los peces payaso, en las anémonas también encontraremos otras especies como las damiselas. Hay que prestar especial atención a la superficie, y mirar de vez en cuando al azul, sobre todo por las mañanas, ya que se reúnen bancos de barracudas y peces aguja que esperan pacientes para abalanzarse sobre algún pez despistado, muchas veces los encontramos escondidos debajo de algún barco. Si no nos entretenemos demasiado tiempo con las anémonas, tendremos suficiente aire como para llegar hasta Yolanda Reef o Shark Reef, realizando un salto de arrecife atravesando el azul a veinte metros de profundidad. Es una sensación increíble. Por unos instantes se pierden las referencias de ambos arrecifes y te encuentras como suspendido en un abismo. A veces, tortugas o peces Napoleón nos acompañan en esta travesía a escasa distancia de los buceadores.

Shark y Yolanda Reef

Shark y Yolanda Reef están situados en el punto más meridional de la Península del Sinai donde las aguas del Golfo de Aqaba y el Golfo de Suez se encuentran. Este lugar crea un ambiente único a base de agua rica en nutrientes y fuertes corrientes donde la vida marina prospera en todo su esplendor. Sobre los meses de julio y agosto, cuando el agua es más calida, es cuando enormes bancos de pelágicos llegan para alimentarse dentro de estas aguas. Con ellos tiburones de diversas especies. Este punto de buceo tiene dos islotes de coral: Shark Reef y Yolanda Reef. Entre los dos hay una vaguada a quince metros y en la parte interior hay una laguna. La parte exterior de Shark Reef forma una pared enorme que cae en vertical. La corriente que prevalece en Shark Reef se divide en la parte exterior de la pared. En este punto comienza la inmersión teniendo cuidado de no ser llevado por la corriente al interior de la laguna. En los meses de verano un banco grande de pargos marca el punto de divergencia de la corriente. Merece la pena pasar cierto tiempo entre ellos. Al dejar a los pargos, el arrecife queda a la derecha dando oportunidad de visitar la impresionante pared. Cuando el arrecife termina y se encuentra la vaguada, la corriente se vuelve complicada. En ciertas condiciones la corriente corre empujando hacia abajo. Una de las cosas más asombrosas sobre este punto de buceo es la increíble variedad de vida marina. La laguna está poblada con morenas, rayas manchadas de azul, peces piedra y peces escorpión. Dos napoleones gigantes suelen acercarse a curiosear entre los buceadores y en la meseta las tortugas mordisquean los corales blandos. Al contemplar las bellezas de la pared y el arrecife, no hay que olvidar echar un vistazo en el azul para disfrutar del paso de los grandes bancos de barracudas, atunes, peces murciélago, carángidos, meros y pargos. En diciembre y enero hay un corto periodo de encuentros de tiburones grises. La meseta que forma Yolanda Reef en la partes exterior está decorada por hermosos corales. Bancos de peces unicornio de nariz corta se forman en esta área. Al avanzar a lo largo de la meseta, conviene no dejar de echar un vistazo en el azul, en ciertas condiciones pareciera que una enorme montaña emerge desde la profundidad, y cuando se ve de cerca se define un enorme banco de barracudas donde en ocasiones suele alojarse algún tiburón de aleta negra. El recorrido de la inmersión suele terminar con la visita de los restos del pecio Yolanda. Se puede apreciar con claridad la carga de material sanitario que transportaba, pero el pecio se encuentra ahora a doscientos metros de profundidad. Si queda algo de aire extra se puede invertir en explorar la parte de la laguna.

Próximos Viajes de Buceo Internacionales

Nombre
Fecha
Fecha Final
Precio
Plazas
 
Mar Rojo  19/08/2020  - 26/08/2020  Consultar precio
19/08/2020
26/08/2020
Consultar precio
6
Plazas: 6