05/10/2015
Has completado tu curso Open Water Diver, has reservado tu buceo en barco y tus nuevas aletas están relucientes en tu bolsa… Has conocido a tu compañero, habéis hecho bromas y estás listo para bucear… La escena es perfecta para pasar el día buceando.

¿Qué puedes hacer para mejorar esta escena? ¿Cómo hacen los buceadores para parecer tan relajados y tranquilos?

Pues bien, entrenamiento y experiencia son la clave. ¿Alguna vez te has preguntado si hay algún secreto que te pueda ayudar para evolucionar hacia un nuevo nivel?
 
Cuando aprendemos por primera vez a bucear somos diligentes, se nos han enseñado buenos hábitos en cada etapa del proceso durante nuestro curso Open Water Diver y seguimos esos hábitos religiosamente. No obstante, como con cada cosa en la vida, es fácil que esos hábitos se relajen con el paso del tiempo, pequeñas cosas que a veces olvidamos. Con esto en mente, aquí tienes una lista de cinco malos hábitos a evitar.

Mal Hábito #1 – Dejar las botellas de pie

Una de las mejores cosas que tiene el buceo es el clima cálido y el calzado ligero, las chanclas, las sandalias o simplemente los pies descalzos están a la orden del día. ¿Una de las peores cosas de las botellas de buceo? Bueno, pues que son duras, y pesadas y no te respetan los dedos de los pies. Si estás en un barco o en una zona donde circula gente, asegúrate siempre de que tu botella esté tumbada y no pueda rodar. Si cae sobre los dedos de los pies de tu compañero, vas a tener que utilizar el entrenamiento de React Right antes de lo esperado y también puede resultar dañado tu equipo. Esto se aplica independientemente del calzado utilizado, pero cobra especial relevancia cuando tus compañeros de buceo van descalzos. Las investigaciones científicas* muestran que los plomos, cuando caen, dan lugar a un escenario similar al de dedos rotos/compañeros furiosos. Ten cuidado y cuida los dedos de tus pies.

(*): No ha sido necesario un estudio científico, por favor, solo confía en nosotros...

Mal Hábito #2 – Molestar a los peces

Si cada vez que sales de casa alguien se te acerca y empieza a empujarte y a pincharte, podrías acabar bastante harto, ¿no es así? De hecho, después de poco tiempo ¡acabarías sin salir de casa o incluso empujarías a alguien! Bueno, pues nuestros amigos del fondo del mar no son distintos; solo porque los quieras conocer de cerca y personalmente no significa que ese sentimiento sea mutuo. Cada naturalista subacuático sabe que la mejor manera de observar a una criatura marina es darle algo de espacio, dejar que siga con su comportamiento natural sin agobiarlo o molestarlo. Si de verdad deseas perseguir algo bajo el agua, persigue a tu Guía de Buceo.

Mal Hábito #3 La etiqueta Compañero

Por definición, los buceadores suelen ser personas bastante relajadas, cualquiera que haya intentado salir de un traje húmedo rodeado de extraños en un barco de buceo sabrá que no tenemos muchos aires de grandeza. Dicho esto, existen algunos códigos escritos (y no escritos) sobre la conducta a seguir. En primer lugar, no seas demasiado indiferente en la comprobación de tu compañero, hacer un chequeo del equipo es importante, especialmente si estás con un compañero nuevo con el que no has buceado antes, esto te da la oportunidad de asegurarte de que ambos conocéis el equipo del otro y confirma también que el tuyo está en buenas condiciones. Entrar en el agua sin el cinturón de plomos es vergonzoso, créeme. Una vez estés en el agua, intenta minimizar el ruido de sonajeros, maracas y golpeadores de botella, si encuentras algo verdaderamente impresionante hazlo saber, ¡pero nadie quiere sentirse como si estuviera buceando en el carnaval de Río de Janeiro! Por último, ayuda a tu compañero al final de la inmersión, échale una mano sujetándole por el chaleco si lo necesita, sostenle las aletas y la máscara, un poco de cortesía siempre es apreciado.

Mal Hábito #4 ¿Planificación de la inmersión? ¿Qué planificación?

Deberíamos empezar con esto dejando algo en claro – la mayoría de tus inmersiones recreativas probablemente no requieren un briefing demasiado exhaustivo.. Sin embargo, como buceadores cualificados, somos responsables de nuestras propias planificaciones de la inmersión. Esto significa, como mínimo, acordar con nuestros compañeros una profundidad máxima, el tiempo o la presión de regreso, la aproximación de dónde estaremos bajo el agua y acordar lo que vamos a hacer durante la inmersión. Si un compañero quiere hacer fotos y el otro introducirse en un pecio, necesitamos acordar lo que tendrá prioridad de antemano. Una pequeña comunicación pre-inmersión puede ser de gran ayuda.

Mal Hábito 5# Bucear con demasiado peso

Imagínate un ladrillo, del tipo de los que se utilizan para construir casas. Imagínate que lo llevas contigo todo el tiermpo, al subir escaleras, al caminar por la calle, etc. Tener peso extra en tu equipo comporta que tu cuerpo tiene que trabajar más duramente; y por lo tanto, tu respiración también será más difícil.

Cuando se enseña el curso de Especialidad Flotabilidad Perfecta el peso de ese ladrillo es la cantidad de plomo que lleva el buceador en el cinturón. Los nuevos buceadores a menudo llevan exceso de lastre y se acostumbran a llevarlo siempre. Pero hay un importante inconveniente, demasiado peso puede dar lugar a un consumo excesivo de aire. El peso extra conlleva que el cuerpo tenga que trabajar más duro para impulsarse por el agua, y en la superficie, muchos buceadores nadan continuamente para mantenerse a flote. Todo ese peso extra vacía nuestra botella más rápido de lo necesario.

¡Quítate ese ladrillo y alarga tu tiempo de buceo! Repasa el manual de tu curso Open Water Diver  para saber cuándo debes hacer una comprobación de flotabilidad, o pregunta a tu instructor sobre el curso de Especialidad Flotabilidad Perfecta.

Estos son algunos de los malos hábitos en el buceo, mejorar estos hábitos es mejorar como buceador y mejorar como buceaodr te aportará mayor comodidad y diversión en el agua a la vez que protegerás de manera más efectiva el medioambiente subacuático.
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.