29/05/2020

La adaptación al medio subacuático

El medio acuático es un lugar hermoso y emocionante  pero podrías sentirte desafiado por las muchas sensaciones nuevas que ofrece el agua. Vamos a ver algunas de las cosas que puedes notar cuando comienzas a bucear por primera vez.

La visión bajo el agua

Debajo del agua, la visión cambia de una forma única y experimentarás una ilusión óptica interesante llamada refracción.

Los rayos de la luz cambian de dirección cuando pasan del agua al espacio aéreo de tu máscara.
Los objetos se ven un 33% más grandes y un 25% más cerca. Esto significa que un pez de 1 metro de largo que estás mirando desde una distancia de 1,33 metros, se verá como un pez de 1,33 metros de largo a una distancia de 1 metro.

La iluminación bajo el agua

La iluminación, o la cantidad de luz en el agua, variarán según la posición del sol, las nubes y las olas o movimientos en la superficie.

El fuerte movimiento del agua puede hacer disminuir la penetración de la luz.

Además, la luz se extiende cuando encuentra moléculas del agua, se hace más suave y la intensidad se reduce, esto se llama difusión.
Las partículas en el agua (turbidez) también pueden limitar la visión. Los rayos de luz se rompen en formas curiosas cuando el agua se mueve y difunde la luz.

Diferentes situaciones afectan a la visibilidad bajo el agua como la refracción, la iluminación, la absorción, la difusión y la turbidez y pueden provocar el efecto de que un mismo punto de inmersión se vea muy diferente a lo largo del día.

La temperatura del agua

Dependiendo de donde bucees, la temperatura del agua puede variar desde alrededor de 0 ºC a más de 26 ºC. Puedes incluso encontrar una diferencia de temperatura de 10 ºC a 20 ºC entre la superficie y la profundidad a la que bucees.

Como el agua fría es más densa, se hunde por debajo de agua más caliente. Esto provoca capas de diferentes temperaturas mientras desciendes. La diferencia de temperatura puede ser dura. Estas capas de diferentes temperaturas se llaman termoclinas.

Las termoclinas ocurren en todos los tipos de aguas. Algunas pueden ser más drásticas que otras, por lo que es necesario usar una protección térmica adecuada para cada inmersión.

Teóricamente se puede perder el calor corporal bajo el agua de 25 a 30 veces más rápido que en el aire por el contacto directo con el agua, esto se llama conducción y por el movimiento del agua a través de la piel, esto se llama convección. La protección térmica adecuada, aumenta tu comodidad y diversión en el agua.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.