10/07/2020

Técnicas de compensación

La compensación de los oídos es fácil.

Las siguientes técnicas de compensación relajan los músculos que controlan la apertura de la trompa de Eustaquio y permiten que el aire entre en el oído medio a presión ambiental:
  • Tragando saliva.
  • Moviendo la mandíbula.
  • Maniobra de Valsalva.

Para realizar la maniobra de Valsalva, simplemente tapa tus fosas nasales y sopla suavemente por la nariz hasta que se iguale la presión. No soples demasiado fuerte o intentes forzar que entre aire al oído medio. La maniobra de Valsalva se debe utilizar con mucho cuidado y solamente la debes utilizar si tragar saliva o rotar la mandíbula no funciona.

Reglas para la compensación:

  • Respira continuamente, sin contener la respiración, esto asegura la compensación adecuada de tus pulmones en descensos y ascensos.
  • Nunca esperes al dolor para empezar a compensar. En el descenso comienza a compensar inmediatamente, relájate y compensa a menudo durante todo el descenso. Si es posible, desciende con los pies primero en posición vertical o mediante un cabo de descenso.
  • No bucées resfriado o congestionado. La mucosidad bloquea la trompa de Eustaquio, y hacen la compensación más difícil, si a pesar de esto, decides bucear, debes mantener muy limpias tus vías aéreas para facilitar la compensación.
  • Nunca bucear con tapones en los oídos.

Si sientes molestias debes detener el descenso manteniendo la flotabilidad o sujetándote a un cabo de descenso; asciende hasta que las molestias desaparezcan. Intenta compensar de nuevo. Si las molestias persisten, no bucees.

Si sientes molestias en el ascenso, detente inmediatamente, vuelve a descender un poco, y luego continua tu ascenso lentamente.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.