El nuevo puerto 'Marina' de Palamós nos ofrece, además de una base muy bien equipada desde donde salen regularmente barcos de centros de buceo, una inmersión muy apta para todos los niveles y que se ofrece como recurso perfecto para días de mal tiempo o inmersiones de enseñanza/prácticas. Se trata de una  calita situada justo al lado del espigón del puerto. La entrada al agua es sumamente fácil debido a la poca profundidad y a la tranquilidad de las aguas, totalmente protegidas de los vientos. Tan sólo hemos de tener cuidado con los cantos rodados que componen el fondo. De hecho, lo ideal es nadar en superficie hasta que apreciemos que la profundidad crece súbitamente, momento en el que podremos sumergirnos y seguir en paralelo el espigón, apreciando la gran cantidad de vida que está poblando los grandes bloques de piedra. La profundidad máxima que se puede alcanzar es de unos veinticuatro metros, en función de la zona que buceemos. Durante la inmersión nunca deberemos perder de vista el hecho de que estamos buceando en una zona portuaria, y que por tanto, existirá mucho tráfico de embarcaciones. Deberemos extremar las precauciones y no apartarnos de la zona del espigón.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.