Situada muy cerca de puerto Marina en Palamós, encontramos una cala sumamente acogedora y que destila un encanto muy especial debido al tipo de casitas allí presentes, de ambiente pescador y edificadas casi a línea de mar. Precisamente por esta íntima relación entre casas y mar, resulta aconsejable procurar ser en extremo cuidadosos y respetuosos con los vecinos y el entorno, con el fin de evitar enfados y mala prensa para nuestro colectivo. En cuanto a la inmersión, el acceso al agua se realiza desde una playa pedregosa que no ofrece problema alguno o incluso desde un pequeño embarcadero situado en el extremo Este de la cala (el más alejado según miramos desde puerto Marina. La ruta a seguir deberá mantener las formaciones rocosas del Cap Gros a nuestra izquierda, siendo muy recomendable efectuar un buen recorrido en superficie antes de sumergirnos, con el fin de economizar aire. De todas formas, si nos estamos iniciando resulta absolutamente válido adelantar nuestro punto de inmersión y efectuar el recorrido en profundidades menores pero también agradables en cuanto a fondo. El tipo de fondo que encontraremos está formado por desprendimientos del Cap Gros, con infinidad de grietas y hasta alguna cueva. El retorno no debería resultarnos complicado, ya que tan sólo hemos de preocuparnos de mantener la formación rocosa ahora a nuestro lado derecho.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.