05/08/2020
Las habilidades para buceo profundo varían muy poco de las que aprendiste en el curso Open Water Diver, aunque deben ejecutarse de un modo más preciso. Hay que realizar el control de flotabilidad y los ascensos y descensos con absoluto control y precisión. Además, tendrás que comprobar rigurosamente la hora, profundidad, dirección y suministro de aire, así como tu propio estado físico y el de todos los miembros del equipo.

Procedimientos previos a la entrada

El proceso de una inmersión profunda empieza antes de que los buceadores entren en el agua. En buceo profundo lo más importante es la planificación y posterior comprobación de todos los detalles, para reducir la posibilidad de que algo salga mal.

Como mencionamos en los dos primeros capítulos, la confección del plan de inmersión y la preparación del equipo necesario son fundamentales en el proceso de buceo profundo.

Planifica la inmersión y sigue el plan.

Sin embargo, la preparación no termina aquí.

En realidad no termina hasta que el buceador se encuentra bajo el agua de forma controlada.

Vamos a examinar rápidamente los procedimientos previos a la entrada que se siguen en buceo profundo.

Planificación de inmersiones sin paradas de descompresión

El primer paso en el proceso del buceo es hacer siempre un plan de inmersión. Si utilizas un ordenador para planificar tus inmersiones, asegúrate de usar la misma profundidad máxima y los mismos procedimientos que utilizas cuando planificas usando las Tablas de Buceo SSI. Hay que planificar todas las inmersiones profundas dentro de los límites Doppler sin paradas de descompresión.

Vamos a repasar unos cuantos puntos básicos sobre la planificación de la inmersión. Al planificar la profundidad máxima, recuerda utilizar la profundidad exacta de las tablas de buceo, y si no figura ésta, redondea hasta la siguiente profundidad superior. Por ejemplo, si vas a bucear en un fondo de 25,5 metros, tendrás que redondear en la tabla hasta una profundidad de 27 metros.

Si planeas efectuar una inmersión sucesiva, tendrás que seguir unas pocas reglas básicas: haz siempre primero la inmersión más profunda, y planifica previamente ambas inmersiones para asegurarte de que te quedará suficiente tiempo en el fondo para completar la segunda de ellas. Por ejemplo, si no has planificado la segunda inmersión puede que llegues a encontrarte en una situación de necesitar un intervalo en superficie de casi 6 horas para realizar dos inmersiones a 30 metros en un día. Si no lo has planificado antes, es posible que tengas que hacer la segunda inmersión a sólo 12 metros.

La etapa de planificación consiste en algo más que realizar un perfil de la inmersión. También es el momento para comentar las señales manuales con el compañero, para saber como funciona el equipo de los demás, y para comentar aspectos importantes como el procedimiento a seguir en caso de pérdida del compañero. Por ejemplo, debes saber cómo funciona el hinchador mecánico de tu compañero y el tipo de fuente alternativa que tiene para caso de emergencia. Cuanto más minucioso sea el plan, más cómoda será la inmersión.

Preparación

El momento de vestirse es importante porque permite al buceador volver a analizar su equipo y comprobar que funciona adecuadamente. También le permite hacer ajustes de última hora para ganar comodidad. Esta etapa también es un indicador del nivel del estrés del buceador. Es probable que se manifiesten problemas en forma de retrasos, preocupación, irritabilidad, frustración, y dificultades con el equipo. Hay que tener en cuenta cualquier conducta anormal, permitiendo al buceador cancelar la inmersión si fuera necesario.

El lastre adecuado

El lastrado correcto y el control de flotabilidad son dos habilidades importantes para la comodidad del buceador – especialmente a cierta profundidad. En buceo profundo, la presión del agua reduce considerablemente la flotabilidad del traje húmedo y el chaleco, porque se comprime el aire contenido en su interior. Esto hace que el buceador tenga flotabilidad negativa a cierta profundidad. Podría plantearse la pregunta ¿ Por qué no retirar el lastre del cinturón? El problema es que, aunque se tenga flotabilidad negativa en el fondo, al ascender con menor presión en la botella el buceador adquiere flotabilidad positiva, a veces demasiada para efectuar un ascenso normal o para hacer una parada de seguridad a 5 metros. En buceo profundo esto es muy peligroso. La clave está en conseguir un lastrado correcto en superficie, antes de realizar la inmersión, y en ajustar adecuadamente la flotabilidad durante la misma.

Revisión entre compañeros previa a la entrada

Cuando tu compañero y tú estéis vestidos, lastrados adecuadamente, y preparados para la inmersión, debéis hacer una última comprobación antes de entrar en el agua. En esta comprobación se pueden detectar problemas potenciales, como latiguillos enredados, cinturones de lastre demasiado flojos, o poca presión en la botella. Cada uno debe revisar rápidamente el equipo del otro y repasar las partes importantes del plan de inmersión.

Procedimientos en superficie

Cuando ambos compañeros hayáis entrado al agua, esperad un momento mientras os aclimatáis y orientáis. Después debéis nadar hasta el cabo de descenso, si hay, y confirmar el rumbo con la brújula si fuera necesario. Cuando ambos estéis cómodos, anotar la hora en la tablilla, ajustar el cronómetro o reloj y descender, a menos que estéis buceando con un ordenador que será el que registre la información.
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.