11/11/2020
Ahora que en esta parte del planeta estamos sufriendo las consecuencias del frío invierno, hay quien no desaprovecha la oportunidad de sumergirse. Lejos de amedrentarse por las bajas temperaturas, muchos optan por luchar contra el letargo invernal y aprovecharse de las ventajas que tiene bucear en esta época del año.
Puede parecer una locura meterse en el mar en época invernal: hace más frío, lo que acorta las inmersiones y el mar se vuelve más complejo, pudiendo soportar un oleaje más fuerte y habiendo más probabilidades de temporales y marejadas.

No obstante, la claridad del agua, los colores, la fantástica visibilidad y la biodiversidad que se puede observar lo compensa todo.

Las inmersiones no son sólo para el verano.
El fondo del mar se ve muy distinto en época invernal. Ya no solo tenemos una mejor visibilidad debido a la menor presencia de fitoplancton, sino que las probabilidades de bucear junto a un mayor número de especies es mayor por la baja presencia de turistas que, en verano, suelen suponer un mayor estrés para los animales, algunos de los cuáles, además, se alejan de las costas en temporada estival, huyendo de la actividad humana.
 
La menor presencia de turistas se produce tanto dentro como fuera del agua, lo que nos hace ver otro aspecto ventajoso de bucear en esta época del año: podemos disfrutar de nuestra actividad favorita sin aglomeraciones. Es temporada baja, con lo que eso supone para nuestros bolsillos (respecto a los precios de alojamientos y comidas) y para nuestra tranquilidad (menos atascos, mayores facilidades para aparcar, playas 'despejadas' o un menor número de grupos de buceo y más reducidos).
 
Además, puede ser un gran momento para seguir con nuestra formación, alejados de la masificación que pueden llegar a sufrir las escuelas y centros de buceo en verano. El invierno es ideal para aprender a utilizar el traje seco. Esta época se presta también para aprender a sumergirse con aire enriquecido Nitrox o conocer más sobre tu equipo de buceo con programas de mantenimiento.
 
Así pues, ¡a disfrutar de las burbujas invernales!
Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.