Este arrecife es bien conocido por el barco chipriota que encalló en 1985, el Lara. Hay dos forrmas de realizar esta inmersión, una a la deriva y otra, con el barco amarrado dejando el arrecife a nuestra derecha y visitando lo que se conoce como The Garden, donde además podremos observar una enorme anémona roja a veintiocho metros. La dificultad de la inmersión depende de las condiciones atmosféricas ya que en todos los arrecifes de Tirán hay que realizar las inmersiones a la deriva.

Las corrientes en todo el estrecho suelen ser fuertes, por lo que debemos de intentar no separarnos demasiado de la pared del arrecife. Es una zona muy frecuentada por tortugas, que a menudo solemos ver en superficie, puntas blancas, y quizá uno de los sitios en los que más a menudo se ven martillos, sobre todo en la época que va desde Julio a Septiembre.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.