10/11/2016

Como buceadores es importante mantener nuestro cuerpo sano y en forma. Esto nos permite transportar cómodamente el equipo pesado, aletear a través de una fuerte corriente, o reaccionar a una situación de estrés inesperada. Esto no quiere decir que tenemos que ser atletas extremos, pero un buen nivel básico de salud nos ayuda a completar nuestras inmersiones con éxito y con seguridad.

Establece una buena base para tu día de buceo, comenzando el día con un desayuno adecuado y apropiado. Una combinación equilibrada de hidratos de carbono y proteínas, como el yogur con muesli o pan tostado con queso fresco, es la receta perfecta para establecer una buena base para tu día.

Debes mantener los niveles de energía de tu cuerpo comiendo alimentos ligeros entre inmersiones, como frutas o hidratos de carbono. Evita las comidas pesadas a la hora de la comida, y darle tiempo al cuerpo para digerir la comida antes de la siguiente inmersión. Siempre recuerda beber mucha agua para evitar la deshidratación, especialmente si estás en un lugar de buceo tropical.

Una vez terminada la inmersión, ayuda a tu cuerpo a regenerarse con algunos alimentos ricos en hidratos de carbono. Si vas a bucear al día siguiente, evita el consumo excesivo de alcohol la noche anterior, ya que esto tendrá un impacto negativo al estado físico de tu cuerpo.

Recuerda: muchos líquidos no alcohólicos y alimentos adecuados que tienen una gran cantidad de nutrientes y que son fáciles de digerir, te llevan a inmersiones exitosas.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.