La continuación de las paredes de la Pedra de Déu, siguiendo hacia Levante, nos conduce a la zona de la Pota del Llop, nombre que proviene de una formación en la pared exterior que recuerda una pisada de lobo. Esta inmersión también se caracteriza por las impresionantes paredes de gorgonias. En la parte más profunda podemos penetrar en una pequeña cueva que continua en una chimenea y permite salir unos metros más arriba.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.