Inmersión muy fácil. Tanto sirve para personas con poca experiencia como para una inmersión tranquila de la tarde. Consiste en una pared que cae poco a poco desde los tres hasta los veintiocho metros. El final de la pared coincide con una formación de gorgonias de colores violetas y amarillas e, incluso, los restos de un viejo motor de una pequeña embarcación que se hundió en este sitio. Esta zona nos ofrece una de las mejores paredes de gorgonias de la costa del Montgrí, así como la posibilidad de ver meros poco habituados a la presencia de submarinistas. En las tardes de verano, cuando el viento de garbí sopla fuerte, esta zona ofrece un resguardo impagable.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.