Comienza en el sur de Ras Nasrani y termina en el faro de la entrada del estrecho de Tirán. Este arrecife fascina a todos los submarinistas, tanto principiantes como los que ya cuentan con experiencia, por la abundancia de vida marina. Se pueden ver bancos de salmonetes de raya amarilla, barracudas, rayas venenosas de cola plumosa, así como también la siempre presente tortuga de nuestro arrecife que se deja ver en cada inmersión. Durante los meses de verano, es posible ver mantas.

Debido a las corrientes que vienen del estrecho de Tirán, se han desarrollado unas formaciones de corales muy espectaculares. El arrecife desciende gradualmente, desde un fondo arenoso de entre diez y quince metros a una profundidad máxima de entre treinta y cuarenta metros.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.