Es el principio del estrecho de Tirán, en la costa oeste del Sinaí. El sitio de buceo es un saliente de tierra que empieza en la costa y se inclina suavemente hasta los treinta y cinco metros sobre un fondo arenoso para transformarse en una pared vertical. El arrecife discurre paralelo a la costa y está salpicado de plataformas de arena, cabezas de coral y pináculos. Entre las variedades de flora y fauna que forman este arrecife se encuentran acrópolis, corales de fuego, coral cerebro, gorgonias y pequeñas esponjas.

 

Todas las cabezas de coral ocultan sorpresas y albergan multitud de especies como peces loro, peces ángel real y emperador, morenas, pulpos, etc. Todas las cabezas de coral ocultan sorpresas y albergan multitud de especies como peces loro, peces ángel real y emperador, morenas, pulpos, etc. Hay que tener cuidado con los peces ballesta en la época de cría, en la que se vuelven especialmente agresivos si pasamos por encima de algún nido. Al ser un saliente, siempre habrá alguna parte expuesta a las corrientes, que en esta área pueden llegar a ser intensas. Si las condiciones y nuestra reserva de aire lo permiten, podemos alcanzar la punta, que es uno de los lugares donde se pueden avistar grandes pelágicos en el azul. Además a seis metros de profundidad hay una pequeña cueva llena de peces cristal y peces hacha, que serán las delicias de los fotógrafos.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.