Con este nombre se conoce un pequeño escollo situado al norte de la Meda Gran. En toda la inmersión no encontraremos ni paredes, ni cuevas ni túneles, sino una serie de grandes bloques de roca sobre un fondo de arena. Cada uno de estos bloques es un pequeño mundo que acoge una gran cantidad de peces: meros, corvallos, escórporas, dentones etc. Se desciende por la piedra del Salpatxot; en la cara Este se encuentran las gorgonias rojas más someras de las islas, apenas a siete metros de profundidad. El recorrido transcurre entre los grandes bloques, con algas fotófilas y precoralígeno en dirección Este. Entre un bloque y el contiguo, el fondo de arena esta cubierto de posidonia que constituye el hábitat de muchos pequeños peces y crustáceos y, sobretodo, del bivalbo más grande que podemos encontrar en nuestras aguas: la nacra, una especie en regresión que hay que proteger. Son muy abundantes los peces de la familia de los espáridos y en el fondo los serránidos. En el rincón llamado Embarcador del Francés se pueden observar lubinas a poca profundidad. El retorno puede hacerse siguiendo la pared de la isla. Ideal para principiantes. Optima para NITROX.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.