A pesar de su nombre, Shark Observatory, no se destaca precisamente por ser un lugar donde se encuentren tiburones. Aún así, es un punto de buceo extraordinario. Por la mañana, con la luz del sol en la pared de Shark Observatory los vivos colores de los corales aparecen exuberantes y con sus colores muy brillantes. Hay  buceadores que prefieren realizar las inmersiones en la tarde cuando el arrecife está oscuro y parece más misterioso. En la parte menos profunda hay numerosas cuevas, barrancos y cañones.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.