Esta montaña submarina se caracteriza por tener la cima plana, la cual se haya a unos diez metros bajo la superficie, y por bajar súbitamente hasta los veintisiete metros de profundidad. Al ser la inmersión más cercana a la costa también es la más resguardada del embate de los vientos de la zona, en especial el viento del Norte y el viento de Levante, que pueden ser bastante intensos y complicarnos bastante la inmersión. Es por ello que se recomienda esta inmersión a aquellos cuyo nivel de experiencia en buceo es menor.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.