Esta inmersión se caracteriza por la abundancia de vida pues este ullastre se encuentra protegido del mar abierto pero a la vez no está demasiado cerca de la costa. La cima del ullastre se halla a unos ocho metros de la superficie y baja en picado hasta los treinta y cinco metros por el Norte y por el Este, mientras que por el Sur la pendiente está salpicada de repisas que nos conducen más suavemente hasta los cuarenta y dos metros de profundidad. Encontramos gran cantidad de gorgonias rojas y amarillas, varias especies de sargos, asi como ocasionales congrios, bien escondidos en sus guaridas. Por desgracia los meros brillan por su ausencia debido a la persecución a que son objeto por parte de los pescadores submarinos, que los han llevado casi hasta la extinción, siendo como eran un pez habitual en nuestras aguas. Esta es la inmersión más popular pues aunque no es tan espectacular como el tercer ullastre, tampoco es tan difícil si el mar no nos acompaña demasiado.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.