Esta inmersión es la más exterior y la que requiere mayor nivel a los buceadores para llevarla a cabo, aunque nos depara agradables sorpresas. La cima de este ullastre se halla a unos nueve metros bajo la superficie, bajando hasta los cuarenta y cinco metros e incluso los cincuenta y cinco metros en la parte exterior, que da a mar abierto. Es precisamente en esta zona exterior donde hay mayor abundancia de gorgónias, pues estas colonias de animales necesitan de las corrientes cargadas de nutrientes para su subsistencia. También abundan los peces típicos de la zona, como mojarras, sargos, ocasionales congrios e inmóviles escórporas. Si tenemos mucha suerte podemos ver algún mero, generalmente muy huidizo, y en la zona exterior es posible ver algún espetón en busca de alimento.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.