El Carnatic es hoy en día uno de los pecios más visitados de la zona Norte del Mar Rojo. Descansa sobre su costado de babor a una profundidad máxima de veintisiete metros con una carga muy peculiar, vino y  algodón. Se trata de una goleta motorizada destinada al transporte de mercancías y de pasajeros. Construido en Londres en diciembre de 1862 por los astilleros Samuda Brothers, sus dimensiones eran ochenta y nueve metros de eslora por once metros de manga.

Este tipo de navíos, que disponían de motor para hacer frente a las calmas, eran muy regulares y fueron muy utilizados en la ruta de las indias, para el servicio postal y para el transporte de pasajeros. Rápido para su época, llegó a hacer en cuarenta y nueve días la ruta Southampton - Ceilán. Poco antes de su último viaje, el Carnatic tuvo un accidente: encalló en un banco de arena cerca de Alejandría, pero pudo zafarse por sus propios medios con el cambio de marea. Un domingo de 1869, con mar en calma y viento ligero del norte, navegaba al mando del capitán P. B. Jones, con más de doscientos pasajeros a bordo. Hora y cuarto después de la madrugada, se oyó el aviso de arrecifes a proa”. Se dió la orden de virar a babor y máquina atrás todo, pero una goleta tan estilizada tenía la capacidad de maniobra bastante limitada. Durante tres minutos interminables, la goleta fue tomando el rumbo deseado, pudiendo esquivar el arrecife principal de Sha'ab Abu Nuhas, pero no un pequeño arrecife que subía hasta un metro de la superficie.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.