Ras Za`atar se forma donde la pared que se extiende desde Ras Mohammed llega a Marsa Bareika. Aunque las áreas próximas son frecuentemente visitadas por un gran número de buceadores, Ras Za`atar sigue conservando una atmósfera de virginal belleza. A treinta metros hay un enorme saliente lleno de gorgonias y corales negros. El escenario se llena de color conforme se alcanza la esquina. En este punto, merece la pena ascender hasta la parte menos profunda de la pared.

Entre los quince metros y la superficie se encuentra una gran abertura en forma de chimenea que no se deben perder. Este es el hogar de un mero malabar al que parece gustar pasar las horas muertas bajo los cuidados de los peces limpiadores. A la salida, encontramos un banco de salivón amarillo que se arremolina bajo la atenta mirada del hambriento pez escorpión. Este punto de buceo es una representación perfecta del colorido en el Mar Rojo: corales malva y anaranjadas nubes de antias con el fondo azul profundo del mar abierto. Barracudas y carángidos buscan aquí su alimento entre las fusileas. Ocasionalmente se puede ver pasar algunas rayas y tortugas.

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso.